top of page

Cómo gestionar los riesgos de ciberseguridad en la era digital

En nuestra sociedad interconectada, donde la tecnología es omnipresente, la ciberseguridad ha emergido como una preocupación crucial.


Riesgos de ciberseguridad
La revolución digital trae consigo riesgos de ciberseguridad que abarcan aspectos económicos, operativos, legales y reputacionales.

Los ciberdelitos pueden desencadenar efectos negativos en cascada en estos ámbitos, lo que subraya la necesidad de integrar la ciberseguridad en las estrategias anuales de las organizaciones. Aceptar que ningún sistema es completamente seguro es el primer paso; siempre habrá vulnerabilidades que podrían impactar negativamente a una empresa.


Tiempo de respuesta y su impacto


El informe "Cost of a Data Breach 2023" de IBM revela que las empresas tardan en promedio 204 días en identificar una violación de datos y otros 73 días en contenerla. Una respuesta lenta puede deteriorar aún más la confianza del cliente, la productividad y resultar en multas significativas.


Identificación y análisis de riesgos de ciberseguridad


El primer paso esencial es identificar los riesgos específicos a los que se enfrenta la organización. Esto implica reconocer los activos críticos y analizar las vulnerabilidades y amenazas, tanto actuales como potenciales.


Es fundamental entender que no todos los ataques tienen motivaciones económicas; algunos buscan dañar la reputación.


Estrategias y recomendaciones clave


Adoptar modelos y estándares internacionales es crucial. El compromiso del equipo de liderazgo, encabezado por el CEO, es vital para fomentar una cultura organizacional que valore la ciberseguridad. Esto incluye establecer políticas claras, definir procesos y asegurar una capacitación continua para el personal.


Colaboración y seguridad integral


Según IBM, en 2023, el 67% de las infracciones fueron reportadas por terceros o los propios atacantes, incrementando el costo de contención en casi un millón de dólares en comparación con la detección interna.


La integración de la seguridad física y digital es esencial. Controles de acceso rigurosos y métodos de autenticación multifactorial son necesarios para proteger los sistemas y datos.


Políticas de prevención y transparencia


Cumplir con regulaciones locales e internacionales, implementar encriptación de datos y ser transparente en caso de incidentes son medidas cruciales. Evaluar cuidadosamente la colaboración con proveedores y terceros ayuda a evitar vulnerabilidades en la cadena de suministro.


Respuesta a incidentes y ciberseguros


En caso de un ataque, actuar con transparencia y rapidez es vital. Ocultar información solo empeora la situación. Compartir detalles del incidente y las medidas correctivas es fundamental. Además, tener un plan de respuesta basado en estándares internacionales y considerar la adquisición de un ciberseguro puede mitigar el impacto de un ataque.


Un viaje continuo


La ciberseguridad es un proceso continuo de identificación, protección, detección, respuesta y recuperación.

Definir una visión clara, establecer objetivos específicos y elaborar un plan de acción adaptativo son esenciales para asegurar la resiliencia de la empresa en un mundo digital en constante evolución.

0 comentarios

Comments


bottom of page