top of page

El metaverso y sus riesgos de ciberseguridad

Los riesgos cibernéticos que se observan en este entorno virtual incluyen la duplicación de voz y rostro y los ataques a las personas en la sala.


El metaverso y sus riesgos de ciberseguridad

Empresas como Microsoft, Facebook y Roblox ya han invertido miles de millones de dólares para convertirse en los reyes del metaverso, y se prevé que las inversiones en el campo alcancen los 5 billones de dólares para 2030. Pero como todas las noticias, especialmente para las empresas, existen preocupaciones sobre las amenazas y peligros que pueden surgir en este nuevo espacio.


Para las organizaciones, el Metaverso presenta múltiples oportunidades. Los beneficios incluyen un mayor alcance de usuarios, costos reducidos, mayor compromiso y retención de clientes, y recopilación y análisis de datos.


Sin embargo, a pesar de todos los aspectos positivos, se demostró que no todas las organizaciones se estaban embarcando en este nuevo mundo, y los encuestados dijeron que la seguridad y la protección fueron impulsadas por el deseo de operar en este entorno virtual.


Cuando se habla acerca de Internet, entendemos que es, no obstante cuando se habla del metaverso, no hay un análisis unificado que permita evidenciar, lo que hace que el metaverso sea más complicado.


Relacionado con esto, pueden surgir nuevas amenazas, tales como:


  • Clonación de voz y rasgos faciales, y secuestro de grabaciones de video mediante avatares: Los avatares con voces sintéticas son parte de la experiencia del metaverso, pero a los profesionales de ciberseguridad les preocupa que no haya forma de identificar quién está realmente detrás de los avatares.


  • Ataques convencionales de phishing, malware y ransomware: Los ciberdelincuentes que han tenido mucho éxito a la hora de hacer exploit de las vulnerabilidades de software sin parches y errores de configuración en la nube, pueden buscar lo mismo e el metaverso con la misma facilidad.


  • Identidades de máquinas y transacciones de interfaces de programación de aplicaciones (API) puestas en riesgo: Existen miles de millones de comunicaciones de máquina a máquina a través del internet de las cosas y dispositivos de control industrial. Por esto, se cree que es muy probable que las identidades de máquinas y las transacciones API comprometidas puedan producirse a través de metaversos.


Además, el estudio informó que 87% los encuestados opinan que el metaverso debería estar regulado y que las organizaciones deben desarrollar adecuadamente un marco de ciberseguridad antes de ofrecer servicios en un entorno virtual de este tipo.

Ante los riesgos de ciberseguridad, ¿vale la pena invertir en el metaverso?


Es cierto que estar en el metaverso ofrece numerosas ventajas para el negocio, pero al no existir un metaverso unificado y completamente regulado, puede ser complicado, incluso, saber en cuál incursionar. Sin embargo, si planea aventurarse en los confines del metaverso, es una buena idea considerar lo siguiente:


  • Base de usuarios: tenga en cuenta el tamaño de su base de usuarios y sus datos demográficos, así como su nivel de participación en el metaverso.

  • Desarrollo y soporte: busque un metaverso que sus autores desarrollen y respalden activamente, con una hoja de ruta para el crecimiento y la mejora futuros.

  • Experiencia del usuario: evalúe la experiencia general del usuario, incluida la facilidad de uso, la accesibilidad y el nivel de interacción social disponible dentro del metaverso.

  • Oportunidades comerciales: explore oportunidades comerciales potenciales dentro del metaverso, incluida la publicidad y el marketing, el comercio y los eventos virtuales.

  • Capacidades técnicas: evalúe las capacidades técnicas del metaverso, como la compatibilidad con las tecnologías existentes, la escalabilidad y la seguridad.

  • Costos: Considere los costos de entrada, incluidas las tarifas para crear y mantener su presencia virtual, y los acuerdos de reparto de ingresos con los creadores de metaversos.




Referencia y Créditos:
0 comentarios
bottom of page