top of page

La 5G hace más evidentes los puntos débiles en ciberseguridad

La quinta generación en redes es una de las promesas tecnológicas para empresas y operadores de telecomunicaciones al permitirles detonar nuevos modelos de negocio y automatizar sus procesos. Sin embargo, su adopción masiva también supone un nuevo reto: mejorar la seguridad de los datos, aplicaciones y puntos finales debido a que habrá mayores dispositivos conectados.


Red 5G

Las principales amenazas que acechan a los usuarios de la nueva generación en redes son el ransomware, phishing, malware, robo de identidad, desconfiguración, ingeniería social y ataques específicos de telecomunicaciones, como redireccionamiento e intercepción de llamadas y mensajes.


Aunque 5G es una tecnología más segura, respecto a las anteriores, ya que se conecta a un sistema de seguridad -firewall- para reconocer dispositivos y proporcionar las identidades de éstos e incluso encriptarlos, la realidad es que la nueva red no trabajará de manera autónoma.


Según el estudio de AT&T, Perspectivas de ciberseguridad 2022: seguridad del entorno, ninguna empresa será 100% 5G, en tanto que la tecnología 4G/ LTE seguirá siendo parte de la mezcla de la conectividad, especialmente en las zonas rurales. Y 5G, al depender aún de la cuarta generación de redes, podrá sufrir vulneraciones, pues esta tecnología no cifra la identidad de los dispositivos provocando mayores exposiciones a ataques cibernéticos.

Actualmente a nivel mundial 5G se basa en un híbrido de redes en donde algunos operadores utilizan el non standalone, es decir, que se apoyan de la tecnología 4G. Y México es unas de las naciones que desarrolla la quinta generación en redes con este tipo de modelo. América Móvil, por ejemplo, utiliza las frecuencias de espectro 3450-3550 MHz que ya tenía licitadas y en operación para dar servicios 5G.


El estudio "Encuesta de seguridad gestionada 5G 2022", realizado por la consultora GlobalData, reveló que el año pasado más de siete de cada 10 empresas de telecomunicaciones han sufrido hasta seis ataques de ciberseguridad en sus redes 5G, incluyendo a empresas de México, Brasil, Colombia y Chile, y cuyas consecuencias han sido pérdidas financieras, caída de servicios y sistemas e impacto en la calidad de sus servicios.


El robo de datos personales a través de los servicios o plataformas de comunicación se ha convertido en uno de los principales retos para los operadores de telecomunicaciones y empresas de tecnología. Los hackers o la delincuencia organizada aprovechan las vulnerabilidades de las aplicaciones, las redes, los sistemas operativos o el hardware para obtener información que luego es utilizada para cometer delitos.


Falta de especialistas


Una de las mayores preocupaciones tanto de los operadores como de la empresa es la escasez de profesionales en el campo de la ciberseguridad y en 5G. Un gran porcentaje de ataques cibernéticos se dan por fallas técnicas o bien porque los usuarios no son responsables al entrar a sitios piratas.


“La ciberseguridad es un tema que siempre ha estado en las redes, pero el principal reto con 5G es que las empresas cuenten con especialistas”, advierte Otero.

Las empresas deberán asumir los retos que vienen con las nuevas redes y podrían hacerlo a través del entrenamiento y actualización a sus empleados dedicados a áreas de seguridad, pero también los usuarios requieren ser más conscientes de las implicaciones de entrar a sitios ilegales, especialmente donde los hackers cada día encuentran maneras de vulnerar los sistemas.




Referencia y Créditos:
0 comentarios
bottom of page